En el contexto de su proceso de renovación de la acreditación internacional con la agencia estadounidense Middle States Commission on Higher Education (MSCHE), la Universidad Andrés Bello inició una ronda de conversatorios con la comunidad académica con el propósito de dar a conocer y validar las principales conclusiones que arrojó el autoestudio desarrollado durante el año 2018.

La actividad se inició el martes 12 de marzo en la Sede Viña del Mar, donde se sostuvieron reuniones con titulados, profesores regulares, profesores adjuntos y estudiantes.

En las distintas citas, se profundizó en la socialización de los 7 estándares de acreditación, así como en las principales conclusiones que los grupos de trabajo realizaron respecto de la forma en que la Universidad logra el cumplimiento de los criterios de cada los estándares.

Entre los mensajes transmitidos a nuestra comunidad universitaria, destacan lo que, para el Dr. Juan Antonio Rock, nuestro enlace oficial de acreditación ante la MSCHE (ALO por sus siglas en inglés), representan los 7 estándares, los que se pueden explicar en 4 puntos fundamentales.

En primer lugar, la idea de que la autoevaluación y la acreditación radica y toma como centro la misión y las metas de la institución, en un contexto de diversidad y respeto de los distintos proyectos formativos que tienen las instituciones adscritas a la prestigiosa agencia MSCHE. Esta misión y metas deben ser explicitas, conocidas y compartidas por la comunidad universitaria y realistas al contexto de la Educación Superior; deben ser sujetas de seguimiento y evaluación permanente.

En segundo lugar, radica la importancia y la calidad de la experiencia educacional que se ofrece, la cual debe estar construida con rigor, ser consistente a las distintas profesiones y considerar diversas experiencias educativas que busquen el logro efectivo de los aprendizajes por parte de los estudiantes.

Un tercer elemento que está detrás de los 7 estándares es la evaluación de la efectividad (assessment) educacional e institucional. La UNAB debe dar cuenta y evidencia sobre cómo y cuánto nuestros estudiantes están aprendiendo (assessment de los aprendizajes) y qué estamos realizando para mejorar la efectividad de nuestros procesos formativos y la experiencia educacional que se entrega. Asimismo, a nivel institucional, se debe dar cuenta permanente que operamos en función de la misión institucional, y que evaluamos los resultados de los planes de trabajo de todas las unidades académicas y administrativas de la Universidad.

El cuarto elemento identificado como sustento de los estándares es la innovación, entendida como la capacidad de la Universidad de diseñar e implementar acciones que permitan permanentemente mejorar los resultados académicos y administrativos.

El día jueves 14 de marzo se realizó los conversatorios con la comunidad UNAB de la Sede Concepción y desde el 15 de marzo iniciaron las reuniones con la comunidad de los Campus de la Sede Santiago.